Snoopy, Barbie y el Verano me Trajeron de Vuelta


dav

 

Probablemente aún no te lo haya contado, pero soy súper fan de Peanuts, la tira cómica que seguro habrás visto en los periódicos que leían tus papás o tus abuelos y, probablemente, ubicas perfecto por sus personajes principales: Charlie Brown y Snoopy. Esta tira cómica fue desarrollada por Charles M. Schulz desde 1950 hasta el año 2000 (año de su muerte). Se ha catalogado como una de las tiras cómicas más importantes del siglo XXI y se ha publicado en alrededor de 2600 distintos periódicos y traducida a 40 idiomas, además de ser llevada a la televisión y al cine.

Desde el mes de mayo, se inauguró la exposición temporal Peanuts: Global Artist Collective en el Museo Mexicano del Diseño (MUMEDI), claro que no podía dejar pasar la oportunidad de visitarla. La exhibición constaba de una serie de ilustraciones realizadas por algunos artistas gráficos de distintas nacionalidades, de los que puedo recordar a Nina Chanel Abney, AVAF y Tomokazu Matsuyama, quienes crearon mis ilustraciones favoritas de la exposición. Además, como parte de la exhibición se presentaban esculturas de Snoopy con distintos motivos en su diseño. Estoy seguro que quienes nos consideramos fanáticos de la serie creada por Schulz nos sentimos privilegiados y contentísimos de poder apreciar recreaciones de imágenes icónicas de esta serie.

 

 

 

A pesar de que estuve muy contento de visitar la exposición, tengo que señalar que no todo me pareció adecuado. Quiero decir, la exposición fue buena y había muchas ilustraciones, sin embargo, la disposición de éstas me pareció fatal. Entiendo que tal vez se debió al espacio del museo, pero es que era complicado apreciar las ilustraciones colocadas en la parte más superior de las paredes; otro de los puntos flacos fue el costo de la admisión, no es que me parezca mal pagar (de hecho, reconozco que somos afortunados porque en otros países visitar un museo es tremendamente caro), pero 45 pesos por un “recorrido” que duró máximo 40 minutos, y no tener la posibilidad de quedarte más tiempo cuando este terminara… No sé qué pensar al respecto. Fuera de eso la pasé increíble.

 

sdr

 

Como la Ciudad de México estaba extrañamente soleada, con un clima –para mí– delicioso, con el cielo completamente azul y despejado, obviamente no íbamos a regresar a casa después de eso. Hablo en plural porque, olvidé contarte que Alberto (mi novio) y Tony (otro de mis mejores amigos), me acompañaban ese día. Entonces, les pedí que fuéramos a El Palacio de Hierro a visitar la Pop Up Store dedicada temporalmente a Barbie, otro de los gustos que llevo conmigo desde la infancia.

Claramente nos tomó un tiempo llegar desde el centro de la ciudad hasta Metro Polanco, pero todo bien. Caminamos sobre la Av. Horario hasta alcanzar la esquina con Av. Molière donde se ubica El Palacio de Hierro Polanco y que, en su interior, albergaba la exhibición dedicada a la muñeca más famosa del mundo. Por fin llegados al cubículo y, debo decir, fue una pequeña decepción porque la exposición era muy pequeña y tenía muy pocos modelos de colección a la venta. Eran preciosas, sí. Los diseños eran increíbles, también. Pero, de verdad, era diminuta. Pero igual me llenó mucho de emoción, aunque me quedé con muchas ganas de comprar una réplica del primer modelo de Barbie lanzado en 1959 a la venta y descontinuado en el año 1961 con su inolvidable traje de baño blanco y negro. Pero bueno, en algún momento, seguro por eBay o Amazon lo he de conseguir.

sdr

 

Después de esto nos movimos a Antara donde no pude resistirme a unas playeritas que lanzó Bershka por ser el mes del orgullo y exploramos unas cabezas de jaguar intervenidas por distintos artistas mexicanos exhibidas para recordarnos que éste es un animal endémico de México se encuentra en peligro de extinción, pudiéndose encontrar en su habitad natural únicamente alrededor de 64 mil ejemplares, de acuerdo con cifras proporcionadas por la UNAM. No voy a mentirte diciéndote que todas eran buenas, pero había algunas con diseños muy lindos que iban desde una remembranza al arte huichol hasta diseños mucho más urbanos.

Tengo que decir que fue un muy buen día sólo por el hecho de haber permanecido soleado y despejado, además, la compañía de Alberto y Tony, que fue la cereza del pastel, se hizo perfecto.

 

dav

 

Por ahora me despido pidiéndote que te mantengas pendiente pues hace poquito visité Canadá y me gustaría compartirte lo que sucedió allá y mostrarte algunas fotos del viaje. Mientras tanto, me despido.

¡Abrazos!


Sé que te debo una disculpa por estar ausente, pero prometo que voy a organizarme muchísimo mejor con las publicaciones de cada semana para que no nos perdamos el uno del otro y seguir compartiéndote nuevas cosas que he estado haciendo y probando últimamente. No olvides repostear esta entrada en tus redes sociales, dejarme tu comentario al final y darle me gusta.

El Palacio de Hierro Polanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

Tipsy Goat

una nueva publicación cada martes y sábado

Homosensual

una nueva publicación cada martes y sábado

A %d blogueros les gusta esto: